La fuerza de ventas de cualquier compañía interactúa a diario con personas que ofrecen inestimables soluciones: no hay nada como la retroalimentación. Cada vez que un cliente hace preguntas, muestra suspicacia o necesita compartir su punto de vista con un comercial, está ayudándole a mejorar su estrategia y, a la vez, le está dando un titular para el blog de empresa.

Tal vez tu compañía todavía no tiene uno. En las siguientes líneas te vamos a mostrar por qué este espacio de contenidos es un recurso fructífero que impulsará positivamente tu negocio.
Para empezar, nos gusta señalar el componente de proximidad que tiene y la gran oportunidad que brinda de posicionarte como referente en tu sector. Plasmándolo en un caso práctico: después de finalizar una reunión, llegas a la oficina con notas relevantes que señalan las inquietudes que tiene tu target o profesionales con los que colaboras. ¿Qué mejor que animarte a compartir en un artículo claves que ayuden a entender estas preguntas? Si apuestas por tu propia aula de aprendizaje pasarán dos cosas:

a) Romperás la barrera de distancia que acostumbra a haber al principio entre tu cliente potencial y tú. Es decir, ya seas jefe de ventas, comercial, director de desarrollo de negocio o asumas otra responsabilidad, con el hecho de sentarte frente al ordenador y dedicar parte de tu tiempo a ‘enseñar’, estás demostrando lo mucho que te importa tu público y tu sector. Si el blog crece con aportaciones de varios autores (diferentes áreas de la compañía) lo enriqueceréis de manera cualitativa.

b) Estos contenidos de alto valor te traerán tráfico cualificado a la web. Tus consejos, tutoriales ‘paso a paso’, anuncios de eventos interesantes a los que acudir… se difundirán paulatinamente hasta que consigas un gran número de lectores que recomendarán este espacio. Y ¡voilà!, pronto recibirás un email o llamada de alguien que ha seguido tus publicaciones y quiere reunirse contigo para saber más sobre el servicio que ofrecéis. Venta a la vista 😉

Hasta aquí, una visión general. Pero, para convencerte de verdad, vamos a desglosar lo beneficios que tiene crear un blog con referencias y estadísticas muy atractivas:

Tráfico: Según Hubspot, de promedio, las empresas que tienen un blog, reciben 434% más páginas indexadas, 97% más enlaces indexados y duplican el número de visitantes web. Este cambio positivo se empieza a notar cuando se superan las 20 entradas, la generación de tráfico comienza a aumentar en un 30% (Fuente: Traffic Generation Cafe).

Confianza: La siguiente infografía de Content Plus nos informa que el 60% de los consumidores sienten más simpatía hacia una empresa después de leer el contenido personalizado de su blog y Custom Content Council corrobora que comprarían en ésta. Además, el 90% de estas personas que encuentran un espacio con estas características lo consideran útil y el 78% cree que detrás de estos contenidos existe una compañía interesada en la construcción de buenas relaciones profesionales.

Aumento de clientes: Los vendedores B2B que tienen activo su blog generan 67% más clientes potenciales que los que no lo utilizan (Fuente: Inside View).

Si esta propuesta te ha parecido interesante, recuerda investigar previamente una serie de palabras clave poco competidas y con muchas búsquedas, que engloben los temas que queráis tratar. El planificador de palabras clave de Google te será de gran ayuda y es muy fácil de utilizar. No te olvides de añadir estas keywords en las etiquetas ALT en imágenes, las meta descripciones, título y enlaces amigables. Contribuirás a que tus lectores te encuentren mejor en la red: con la optimización SEO on-page mejorarás la visibilidad de tu sitio.

¿Y qué ocurre después?

Como en todo, para poder evaluar los resultados del esfuerzo empleado en crear un buen blog, acudiremos a las métricas. Tomando como referencia el calendario de publicaciones, deberéis estudiar el número de visitas, el tiempo que han estado navegando en vuestra web, así como, la tasa de rebote. Los comentarios recogidos en el apartado ‘danos tu opinión’ también son un buen indicador y si además, os habéis animado a subir material (presentaciones, ebooks, infografías…), el número de descargas y de recomendaciones en las redes sociales no podrán faltar en el análisis.

More related stories