Desde que en 2008 empezó la crisis, las empresas han tenido que ir reduciendo todo tipo de costes. Los principales recortes han afectado básicamente a la plantilla de trabajadores, lo que ha hecho que los expedientes de regulación de empleo alcancen una infortunada notoriedad pública.

Pero son muchos otros los elementos de la empresa que se han visto afectados a partir de la recesión económica: los recursos materiales se han dejado de actualizar, la liquidación de las facturas se ha tenido que retrasar y la lista de clientes se ha visto inevitablemente reducida.

Tras cinco años de duros y complicados recortes, muchas empresas se han dado cuenta de que ése ya no es el camino a seguir. Como ocurre con la dinamización de la economía, sin una inversión previa no se pueden esperar beneficios. El secreto de los supervivientes se encuentra en la respuesta a una simple pregunta: ¿Cómo ganar más teniendo menos? La clave está en la optimización. La plantilla empresarial debe contar con muchos menos trabajadores, que a su vez tienen que estar mucho mejor preparados y especializados. En este sentido, palabras como polivalencia y proactividad están a la orden del día.

Además, hay que dejar atrás la producción manual y sustituirla por la automatizada, que ahorrará tiempo, reducirá costes, aumentará la atención de calidad y, en consecuencia, impulsará los beneficios.

Hoy en día las empresas tienen que tomar una decisión crucial: invertir en herramientas tecnológicas para optimizar su fuerza de ventas, o bien quedarse atrás y perder competitividad. Estar al corriente de los últimos avances tecnológicos es vital en el desarrollo comercial de una empresa: es un error obviar el potencial de la tecnología, cuando en los últimos años ha quedado sobradamente demostrado que el uso de aplicaciones informáticas y software especializado no hace más que beneficiar la producción de la empresa e impulsar sus ventas.

En esta línea, programas como el software de gestión ForceManager se convierten en una herramienta indispensable para optimizar la actividad de la red de vendedores e incrementar exponencialmente la fuerza de ventas.Basado en la movilidad, ForceManager permite invertir el modelo típico de gestión comercial: ya no es el agente comercial quien reporta su actividad; ahora es la herramienta tecnológica la que reporta al vendedor, enviándole automáticamente un informe sobre la actividad semanal del agente.

De este modo se consiguen averiguar las pautas más eficaces para conseguir los resultados más efectivos.

La tecnología está redefiniendo el papel de las empresas, tan sólo hace falta que éstas se atrevan a avanzar por el camino que les ayudará a salir de la crisis.

More related stories