No hay un evento deportivo con una repercusión mediática y social más grande que la final de la Champions League. Y este año, el Real Madrid, que aterrizó en Kiev con 12 Copas de Europa en el bolsillo, y un Liverpool que no se clasificaba para una final des del 2005 y que pisó el campo con más hambre que nunca, se enfrentaron para proclamarse campeones de Europa. Sin duda alguna, las expectativas de que sería un partidazo no se quedaron cortas.

Así pues, seamos o no aficionados, de este partido podemos extraer valores y consejos para aplicarlos a nuestra vida diaria. Y además de nuestra vida personal, nuestra carrera profesional también se puede beneficiar si aprendemos de las técnicas de liderazgo y gestión de talento del fútbol. El pasado sábado fuimos testigos de maravillosas hazañas y lecciones impartidas por increíbles atletas que podríamos tomar como ejemplo en el mundo de las ventas.

Esto es lo que tu fuerza de ventas puede aprender de la final de la Copa de Europa:

Siempre se empieza cero a cero

Cada partido es un un nuevo desafío. Ambos finalistas pisaron el Estadio Olímpico de Kiev con las mismas oportunidades de ganar. Del mismo modo, como agente comercial externo debes salir al ‘campo’ sin lamentarte por los fracasos del pasado y sabiendo que se te presenta una nueva ocasión para cerrar una venta. En cada oportunidad de venta se empieza desde cero y, como hicieron el Real Madrid y el Liverpool, es crucial jugarla con concentración, paciencia y humildad para obtener el mejor resultado.

El partido no acaba hasta que el árbitro pita el final

En un partido de fútbol puede pasar de todo. Puedes empezar perdiendo y remontar o viceversa. La cuestión es que los jugadores excepcionales no se rinden ni aun cuando creen que las probabilidades de ganar son nulas. Aunque no te enfrentes a un insistente y difícil Bale o a un sólido y audaz Mané, te enfrentas a un cliente reticente y puede que hasta inflexible. Pese a que al principio de la reunión te parezca que será complicado venderle tu servicio al prospecto, no te rindas. Tal y como hizo el Liverpool el pasado sábado después de lesionarse su jugador estrella y marcar el Madrid para poner el marcador uno a uno, sigue jugando e intentando darle la vuelta a la situación. Estoy seguro de que con perseverancia y empeño logras captar un nuevo cliente.

Un buen entrenador marca la diferencia

Ni un arsenal de admirables futbolistas es suficiente para proclamarse campeones de Europa ni un fantástico equipo de ventas basta para cumplir con la cuota de ventas del mes. La clave en ambas operaciones está en tener un mentor, un líder que guíe al equipo y planifique una estrategia milimétrica. Jurgen Klopp se aseguró de cuidar cada detalle y aconsejar a su equipo inglés constantemente ante las penalidades que sufrió a mitad del partido. Paralelamente, Zidane se encargó de dirigir a sus 11 magníficos y jugar su mejor carta de reservas al sacar a Isco y apostar por Gareth Bale para acabar encajando 3 goles. Así pues, un equipo comercial debe estar orientado por un director de ventas que posea las cualidades necesarias para dar con el éxito y saber organizar a talentosos comerciales y marcarles un objetivo. Como un entrenador de fútbol, debe ser un motivador, un intrépido y un visionario.

Ser parte de algo más grande que uno mismo

Que un grupo de personas trabajen conjuntamente para llegar a la misma meta es una imagen más que poderosa. Los finalistas de este fin de semana tienen inculcado el sentido de trabajo en equipo y sacrificio desde que son pequeños. Se les enseña que para que un equipo llegue a tocar el éxito deben renunciar a prácticamente todo. Tal vez te toque llevar a cabo una tarea que no te motive o que disfrutes como otras pero que deberás hacer porque es una cuestión pivotal y necesaria para el triunfo de tu equipo. Tanto en el mundo del fútbol como en el de las ventas, si quieres llegar lejos hay que poner los intereses del equipo por encima de los tuyos personales.

Este año, volvió a ser el Real Madrid quien pintó de blanco la capital de Ucrania de la mano de extraordinarios jugadores que demostraron ser los mejores de Europa. El equipo español reveló que con una buena metodología y puesta en práctica, compañerismo y un pensamiento positivo puedes cumplir con tus objetivos. Y personalmente, como representante de ventas y fanático empedernido de este deporte, tomaré nota de este partido. Porque pese a que no levante la Orejona este final de mes, las lecciones que me ha enseñado el fútbol harán que no me de por vencido y que encare mis oportunidades de ventas desde otra perspectiva.

More related stories